Quien somos

Presentación

Lo que hacemos, lo que somos, lo sabemos!

Argentina e Italia han compartido, a lo largo de los anos, importantes experiencias de intercambio migratorio, social, comercial y cultural, consolidando un enlace que va más alla de la simple relación de diplomacia y cooperación internacional:
Argentina es una parte de Italia que vive al otro lado del Océano; Italia es un pedazo del corazón que golpea en el pecho de Argentina. Entre las moltitud de afinidades y similitudes que unen los dos países, la montana quizás es uno de aquéllos hasta hoy menos estudiados e investigados. Sin embargo, es un hecho que las problemáticas conectadas con este sector puedan ser hoy consideradas de alta prioridad para ambos países, en lo que se refiere a los aspectos socioeconómicos, infraestructurales, culturales, productivos y medioambientales.

El objetivo del programa es la creación de una red de cooperación entre los dos países sobre temas de montaña, activando las instituciones locales con hermanamientos e intercambios, involucrando en el proceso los operadores económicos y empresariales con interés sobre el territorio, asignando roles y garantizando beneficios a cada uno de ellos. El programa se articula en una serie de iniciativas tendientes a favorecer y consolidar un desarrollo local innovador y competitivo, tambien a nivel internacional, utilizando recursos procedentes del sector público, y al mismo tiempo capitalizando y valorizando los recursos locales, ante todo el turismo y el medioambiente. Fundamental es el concepto de reciprocidad, compartendo el empeño y el resultado.

Las acciones se desarrollarán principalmente en los siguientes sectores, de manera linear y transversal, según el criterio de desarrollo integrado del territorio montano interesado en su conjunto.

Resultados previstos

– Activar y consolidar un proceso de crecimiento gradual y constante, con participacion constructiva y proactiva de cada sector o sujeto involucrado.

– Individualizar, y poner rápidamente en círculo, el valor real de los recursos existentes en el ambiente de montaña, desde los más tradicionales, conectados con el turismo, hasta los medioambientales, sociales, culturales y de las producciones locales.

– Traer el mayor beneficio de la pertenencia a distintos hemisferios, favorecendo, en lugar de limitar, las distintas posibilidades de intercambio y transferencia de acciones, experiencias y recursos humanos.

– Despertar el interés de nuevos sujetos institucionales y economicos de ambos países, creando condiciones más favorables para el ingreso de recursos nacionales e internacionales, a menudo disponibles pero no utilizados por falta de conocimiento y competitividad de los sujetos destinatarios.

Conclusiones

La montaña representa un elemento de importancia estratégica para el territorio de cada país, difícil de medir en términos de km cuadrados, porqué condiciona las dinámicas de áreas muchos más amplias respecto de la involucrada. Su cuidado, gestión y valorización por lo tanto es una necesidad política y social de la que quizás hasta ahora no se ha tomado la debida conciencia.La mirada actual pasa por alto su enorme potencial existente, a favor de una concepción enfocata en primer término sobre los gastos para la colectividad, lo que ha generado una distorsión en el proceso de crecimiento y evolución general. La reciente reducción de recursos públicos y la excesiva dependencia de estos recursos en sectores importantes del territorio de montaña han llevado a la atención la insuficiencia del sistema actual con respecto a la nueva condición económica nacional y mundial.

Afortunadamente, las problemáticas de la montaña son universales y el territorio montañoso se presenta como un taller ideal para la experimentación y desarrollo, y como tierra fértil para la cooperación y el intercambio internacional.

El Programa A.I.S.I.M. se propone, por lo tanto, la construcción de un sistema de desarrollo integrado de la montaña que, a través de acciones coordinadas a nivel nacional e internacional entre Argentina e Italia, finalmente transforme el sector de la montaña en un polo de atracción para recursos, intereses y actividades, representando un modelo de referencia para los nuevos procesos de crecimiento social, cultural, infraestructural y económico, de lo que, hoy más que nunca, se siente la fuerte necesidad.

En el nuevo milenio, la montaña tiene que volver a sustentarse por sí misma.